Historia

Altza es un barrio de San Sebastián actualmente. Fue municipio independiente hasta principios de los años 40, tiempo en el cual fue anexionado a la ciudad, según noticias, por mutuo acuerdo de los ayuntamientos de ambos municipios. Altza comprendía un territorio extenso: llegaba hasta Martutene, hasta Intxaurrondo, hasta el monte Mendiola y hasta los términos de Pasaia y Errenteria. Hoy se haya dividido en barrios, entre ellos, en primer lugar Altza Casco, que comprende el núcleo urbano primitivo en el que se encuentra ubicado el colegio público "Altza - S.J.C. (San José de Calasanz)" además de la Iglesia y los antiguos locales del Ayuntamiento.

     Hasta 1961, contaba con los siguientes centrosde Enseñanza Primaria: Escuelas Municipales de Alza, casco, con una clase unitaria de niñas y otra de niños; Escuelas de Buenavista, con dos clases unitarias; una Escuela de Párvulos en Villa Juanita y el Colegio Nacional de niñas y niños (no mixto) de Romualdo de Toledo en Herrera.

     El barrio de Herrera se independizó de Altza, así que solamente quedaron las escuelas de Alza Casco y las de Buenasvista para todo el barrio.

     Sobre 1950 comenzaron a construir viviendas para familias humildes que venían de distintas procedencias a trabajar en la industria. La construcción fue muy rápida, formándose en menos de diez años los barrios de San Isidro, Martillun, Santa Bárbara, Roteta, Oleta, Picabea, Los Boscos, etc. Las dos clases de la Escuela de Alza (casco) que al comienzo del curso 1958-59 tenían una matrícula de 50 alumnos cada una, en febrero de 1959 tenían ya 80 alummnos. Las clases eran muy espaciosas, seguían llegando nuevos alumnos y en el curso 1961-62 cada clase llegó a tener 105 alumnos. Aquello no podía seguir así. Los maestros de Altza presionaron al máximo al Ayuntamiento y a la Delegación de Educación y Ciencia y se consiguió que se creara un Comedor Escolar, que se instaló en el desván del antiguo Ayuntamiento y que se crearan  dos escuelas graduadas nuevas, una en Roteta y otra en Santa Bárbara.  La de Roteta era de niños y constaba de tres unidades, y la de Santa Bárbara era de niñas con otras tres uindades, más dos de párvulos.

Como la población seguía creciendo a ritmo vertiginoso, a los cursos siguientes, las autoridades tuvieron que crear tres nuevas clases de niños para Roteta y otras tres de niñas para Santa Bárbara, además de dos unidades de párvulos. Pero todas estas clases fueron instaladas en Picabea, en locales de plantas bajas, exactamente igual que las de Roteta y Santa Bárbara.

La población escolar seguía creciendo, no había espacio para más alumnos y los maestros clamaban al Ayuntamiento y a la Delegación para que construyeran colegios capaces para tanta población escolar, y así se luchó durante nueve años hasta conseguir el Colegio Nacional Mixto San José de Calasanz de Altza. No debe olvidarse que en la lucha por el colegio también tomaron parte los padres, las madres y las organizaciones de vecinos. 

El Ayuntamiento, representado por el concejal de educación y cultura Sr. Aizpitarte, las escuelas de Roteta y Santa Bárbara, representadas por sus directores, visitaron los terrenos del barrio que podían reunir las condiciones necesarias para el colegio. Había uno frente a la entrada del barrio de Roteta; otro junto a Santa Bárbara, propiedad del caserío Miravalles y otro al lado de la Iglesia de Altza, junto a la carretera del caserío Auditz. Pero el terreno valía mucho y el Ayuntamiento nos estaba dispuesto ni a pagarlo ni a expropiar los terrenos,

           

            Así estaban las cosas cuando el Ministro de Educación y Ciencia, Villar Palasí, hizo una nueva Ley General de Educación, que revolucionaba toda la enseñanza y para su aplicación se necesitaban centro debidamente adecuados y bien dotados. Esto obligó al Ayuntamiento a decidirse por un terreno, que fue el de Altza, junto a la Iglesia, al que añadieron un trozo del caserío Txapin-ene, y se lo ofrecieron al Ministerio, el cual lo aceptó.

 

            Comenzaron las obras del Colegio en el año 1971. La construcción fue a cargo del Ministerio, de acuerdo con el proyuecto que realizó para constrior todos los colegios de España que habían de tener igual número de unidades (24 clases, más las dependencias necesarias que exigía la Ley). Terminaron las obras y fue entregado al Ayuntamiento en mayo de 1973. Era alcalde accidental el Sr. Otazu, Delegada del Ministerio, Doña Carmen Arberas e Inspector Jefe de Educación  Don José Antonio Fernández Palacios. Todos los maestros de Altza, Santa Bárbara, Roteta, Buenavista y Los Boscos,  nos trasladamos al nuevo edificio y comenzamos a trabajar en él a primeros de mayo de 1973. El claustro de profesores quedó formado por 29 maestros y el Director Escolar sin grado. Personal subalterno: conserje y el guarda del edificio.

Estructura del Colegio S.J.C.

Constaba de tres plantas. Las dos primeras eran más extensas que la tercera. En la planta baja había nueve clases, dos áreas para el gran grupo, que estaban destinadas a reunir las clases de un mismo nivel o curso para realizar actividaes comunes; servicios higiénicos, un gran espacio para el paso a las dependencias; una cabina amplia para el conserje, la biblioteca que se dividía en dos secciones, una para alumnos y otra para profesores. En la parte interior del espacio central había una cristalera que daba paso al gimnasio y a los patios del recreo. A la derecha salía un pasillo que daba a la cocina, al comedor escolar, a un área de actividades artísticas y a un gran salón de actos.

            En la segunda planta había nueve clases, dos áreas de gran grupo, servicios y un espacio amplio para actividades artísticas y musicales. Al interior de éste había un gran salón para proyecciones, conferencias y asambleas.

            En estas dos plantas existían almacenes de aparatos de música, material artístico, almacén de balones, etc.

            En la planta superior había siete clases, un salón de Trabajos Manuales con tres grandes armarios metálicos repletos de herramientas, laboratorio de Ciencias Naturales, microscopios, balanzas de precisión, colección de minerales, etc.

            Además del edificio central descrito, S.J.C. contaba con dos campos de recreo y deportes, un gimnasio, vestuarios, aseos, etc.

 

El edificio de los servicios: al oeste del edificio principal, junto a la puerta de entrada, a mano derecha estaba un edificio diferenciado al que llamábamos “La dirección” porque en él estaba instalada la secretaría con dos ventanillas al público donde estaban las cartillas de escolaridad, las pruebas trimestrales, los libros de actas del centro, programaciones, etc. Finalmente, había a la izquierda de la entrada una vivienda para el guarda del complejo escolar.

Descrito el edificio y sus instalaciones vuelvo a considerar cual fue la fecha de su inauguración. La Delegación había nombrado, creo, ocho profesores interinos para el centro. Algunos de estos profesores quedaron al servico de la Delegación y de la Inspección hasta que comenzara a funcionar el centro. Tres o cuatro de ellos que son: Faustino Pérez, Juan Herraez, Juncal Artola y, probablemente, María Jesús Abecia, fueron encargados de recibir en el nuevo centro los envíos de material, ir colocando ese material, organizar las clases, etc. A Faustino Pérez lo nombró el director preconizado Secretario del Centro. A mediados de Abril ya estaban terminadas las construcciones y nos citó el director para asistir a un claustro que se celebraría en el salón de la biblioteca. Asistimos los profesores, pisando por vez primera aquellas instalaciones. La inauguración oficial fue el día 2 ó 3 de mayo con la presencia de las autoridades municipales, profesorado, alumnos y padres y madres. Al día siguiente comenzaron las clases, se cerraron las clases provisionales que formaban los colegios de Roteta, Santa Bárbara y Altza y siguieron sin variación las de Altza-Buenavista y Buenavista-Molinao.

Solamente quiero añadir que el nombre de “San José de Calasanz” fue decisión personal del director y siempre ha opinado que debiera ser rebautizado con el nombre de algún personaje destacado de Altza, en actividades de cultura, profesión, de servicios públicos, o conducta ejemplar. Altza tiene la palabra.

San Sebastián, 16 de mayo de 1997.

Bernardo Salgado (ExDirector de San José de Calasanz)

Actualmente el edificio de los servicios es conocido como la Mediateca o Biblioteca escolar, donde además hay un aula polivalente y unos servicios. Por las mañanas, es el lugar donde se realiza el servicio de guardería antes de que comiencen las clases. La que se ha considerado como vivienda para el guarda del complejo escolar es actualmente la vivienda del conserje.